Nino Rota y su hermosa Sonata para clarinete y piano

Actualizado: 28 nov 2021

Estimados lectores: hace pocos años conocí esta bellísima obra de Nino Rota, y durante este año de pandemia tuve el placer de grabarla junto a la excelente pista de piano interpretada por Mohamed Shams . Aquí abajo podrán leer unos comentarios sobre el compositor, la obra, y los videos del primer y segundo movimiento. Próximamente voy a grabar el tercer y último movimiento.

 

El nombre de Nino Rota generalmente despierta poca respuesta, incluso entre los asistentes a conciertos y músicos. Pero cuando se menciona la música de la película "El Padrino", a menudo se produce un destello de reconocimiento.


Hoy en día, este parece ser el destino de muchos buenos compositores (por ejemplo, Erich Korngold y Miklós Rózsa) cuya producción se conoce principalmente a través de su música de cine. Sin embargo, la escritura simple y clara de Rota en su música de concierto tiene un atractivo directo para el oyente muy diferente a la de su música de películas. Esto no significa que sea necesariamente simple en su estructura armónica o formal. De hecho, la sinuosidad y brusquedad de sus variaciones armónicas son a la vez asombrosas y seductoras.

Definitivamente Rota conocía las tendencias musicales de su tiempo, y se pueden reconocer destellos de ellas en su música. Aunque su escritura se basa en la sensibilidad y la estética del siglo XIX, sus obras no pueden concebirse sin la influencia de muchos de sus contemporáneos del siglo XX. Un ejemplo de esto es la Fantasía sobre doce notas de "Don Giovanni" escrita en 1962. Aunque la obra se basa en una serie de doce notas que Milhaud descubrió en el final de la ópera, Rota escribe una obra profundamente conmovedora basada en la serie, no de una manera serialista, sino en su propio estilo único.


Aunque era amigo de Stravinsky, Copland, Barber, Menotti y otros compositores, y educado en la estética de la época, Rota se mantuvo fiel a su propia visión personal. Su música se caracteriza a menudo por melodías soñadoras y sentidas, teñidas de anhelo y melancolía, repentinamente interrumpidas por pasajes bulliciosos y circenses, rompiendo el hechizo tejido anteriormente.


Aunque criticado por su simple e inmediata apelación al oyente, como si ello fuera un defecto, Rota respondió en una entrevista:


“Mira, cuando me dicen que en mis obras solo me preocupa traer un poco de nostalgia y mucho buen humor y optimismo, creo que así me gustaría que me recordaran: con un poco de nostalgia , mucho optimismo y buen humor ”.


Estas son las palabras de un hombre verdaderamente humilde y modesto, que de hecho fue un gran compositor clásico de cientos de obras, incluyendo música de cámara, sinfónica y sacra, canciones y óperas.


Nino Rota nació en Milán en 1911 y murió en Roma en 1979. Fue un niño prodigio, impulsado por un entorno musical. Su madre Ernesta Rinaldi era pianista y su abuelo Giovanni Rinaldi, compositor. Al igual que Mozart, ya componía a la edad de ocho años, y a la edad de doce su oratorio L'Infanzia di S. Giovanni Battista se representó en Milán y París con gran éxito. Ese mismo año fue aceptado en el Conservatorio de Milán y tres años después en el Conservatorio de Santa Cecilia de Roma, donde estudió con Alfredo Casella. Toscanini le recomendó que estudiara en el Instituto Curtis, al que asistió de 1931 a 1932, familiarizándose al mismo tiempo con la música popular estadounidense.


Cuando Rota regresó a Italia, compuso numerosas obras, principalmente música orquestal y de cámara. Su escritura en este momento, original pero conservando el lirismo y la forma tradicionales, contrasta fuertemente con la estética italiana que por entonces prevalecía. En 1939 se convirtió en profesor en el Conservatorio de Bari, y más tarde en director de 1950 a 1977. Después de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, crecieron las críticas a su trabajo. Se consideró que su música estaba fuera de contacto con las tendencias contemporáneas, y su música de cine se utilizó como evidencia parcial. En 1952 comenzó su asociación con Federico Fellini, y esta asociación duró hasta la muerte del compositor. Colaboraron con gran éxito en dieciséis películas. Rota trabajó con varios otros directores, entre ellos Francis Ford Coppola, para quien escribió el tema principal de El Padrino (1972) y la partitura ganadora del Premio de la Academia El Padrino II.


A lo largo de su exitosa carrera como escritor cinematográfico, Rota siguió componiendo obras de teatro, oratorios, conciertos y obras de cámara, enriqueciendo cada género, produciendo así un maravilloso legado. Comentarios por Mary Kenedi para el disco Nino Rota (sello Naxos 8.572778)

 

SONATA EN RE MAYOR PARA CLARINETE Y PIANO Comentarios por Israel Sánchez López, para el disco Clarinet Sonatas 20th century (sello LBS Classical).

Tranquila, como surgida de una tenue luz, la Sonata para clarinete y piano de Nino Rota, compuesta en el año 1945, nos ofrece una imagen musical rebosante de luz mediterránea. Amabilidad, belleza, sencillez y placentero reposo se funden en una pieza de organización escolástica en la que las estructuras formales sólidas garantizan la escucha y comprensión de un discurso fundamentalmente melódico, siempre bien articulado.


1er. Movimiento: Allegretto scorrevole La forma sonata que sustenta el Allegretto scorrevole del primer movimiento se nos ofrece claramente dispuesta en sus tradicionales compartimentos sin por ello forzar de ninguna manera la ligereza melódica que domina toda la obra. Dos secciones, en tónica (Re) y dominante (La), que sustentan dos temas distintos se amplían posteriormente con transformaciones nunca inquietantes del material melódico hasta que una reexposición (al minuto 3:46 del video) fundida con las últimas sorpresas armónicas del desarrollo nos trae de nuevo al ambiente plácido lleno de luz mediterránea que caracterizó el inicio.















2do. Movimiento: Andante quasi adagio El segundo movimiento, Andante quasi adagio, desde un punto de vista tímbrico, abandona la placentera sonoridad expuesta en el movimiento precedente para aumentar las exigencias expresivas del clarinetista especialmente, al que hace interpretar grandes líneas de expresión contenida en diferentes registros, propiciando una escucha siempre activa de un material intenso a pesar de su fisonomía aparentemente apacible. La tonalidad de Fa sostenido menor es la escogida como eje fundamental, se ofrece mus estable en el primer tema, contraponiéndose al Re mayor escogido en el segundo (al minuto 1:22 del video) y a la inestabilidad continuada que caracteriza al tercero (minuto 2:18). Mediante un procedimiento similar al movimiento anterior, Nino Rota concluye su obra sin reexponer los dos temas iniciales, concediendo todo el protagonismo al primero, dispuesto en el registro grave (minuto 2:55), y reservando para el segundo sólo una breve cita disimulada en la coda (minuto 4:21).


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo