top of page

El muy atractivo "Capriccio" para clarinete solo de Sutermeister

Actualizado: 19 may 2023

VIDEO

A mediados del año pasado, 2020, me dieron ganas de volver a estudiar esta excelente obra para clarinete solo que había aprendido varias décadas atrás, cuando estudiaba en el Conservatorio Nacional en Buenos Aires junto al gran Mariano Frogioni, mi maestro en dicha institución. Frogioni era un clarinetista muy interesado en abarcar otras obras del repertorio además de las célebremente famosas y en este marco me sugirió el "Capriccio" para clarinete solo de Heinrich Sutermeister, compositor suizo que vivió entre 1910 y 1995. El video que se encuentra más arriba es la grabación que hice en mi casa el 11 de junio de 2020, sin cortes ni ediciones.

Acerca del compositor y la obra


El Capriccio fue compuesto en el año 1946, es una obra que da mucho placer tocar y también escuchar como oyente, pero a la vez realmente compleja de interpretar para poder resaltar los diversos materiales que contiene, muy contrastantes. En cuanto a las notas en sí, presenta pasajes difíciles pero ellos no son de una dificultad "extrema".

Primera página del Capriccio

Ahora quiero compartir este pequeño análisis de la obra realizado por Karem Joseph Simon en el año 1985 para su tesis en la University of British Columbia:


"El "Capriccio" de Heinrich Sutermeister (1946) fue encargado como pieza de concurso para el Conservatorio de Génova. La obra tiene unas características ideales para un concurso, con dos ideas contrastantes a lo largo de toda la pieza; una es aguda e incisiva de articulación staccato; la otra es fluida y tranquila, con pasajes legato. Ambas son presentadas en la frase inicial.


El primer tema es desarrollado en las secciones de apertura y cierre de la obra, mientras que el segundo lo hace en la sección media, por lo tanto la forma es ternaria (ABA’).


La áspera idea está caracterizada por una interpretación enérgica, divertida y ruda, mediante sucesiones de ágiles notas staccato y pasajes rápidos adornados. El otro tema es mucho más elegante y dulce de carácter, exhibiendo un estilo cantabile con saltos amplios y matices suaves.


Hay muchos cambios repentinos de dinámica, métrica y carácter, demostrado por las anotaciones legatissimo, spirito, grazioso, giocoso, eleganza, ruvido, y amabile, y todos ellos contribuyen a su carácter “caprichoso”.


Según un crítico, este Capriccio refleja la influencia de las obras para el cine de Sutermeister, y no sería difícil establecer una historia de ella: el material juguetón representaría a un muchachito impaciente, contrastando con el material tranquilo, sugiriendo a una adorable madre. El temperamento caprichoso de la obra parece evocar el carácter de las partes de clarinete en “Pedro y el Lobo” (Prokofiev) y “Las travesuras de Till Eulenspiegel” (R. Strauss).


En la coda (meno mosso), el joven muchacho muestra signos de seriedad y determinación, ya que el tema está dividido y más lento. Pero culmina con el carácter alegre y caprichoso con el que empezó."


Foto: Hans Müller - per OTRS, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=45282369

411 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page