top of page

La Sonata para clarinete y piano de Paul Hindemith, una obra de gran valor

Actualizado: 13 nov 2023

VIDEO

La primera vez que escuché la Sonata para clarinete y piano de Hindemith fue en el disco "20th Century Classics for Clarinet and Piano" del gran clarinetista estadounidense David Shifrin junto al pianista William Doppmann. Me pareció una obra muy interesante, tal vez sin el encanto arrollador de otras grandes obras para clarinete y piano como las de Brahms, Debussy, Poulenc, etc. pero siempre tuve deseos de estudiarla y ofrecer en concierto. Más arriba pueden ver el video de la grabación que realicé junto al pianista Mohamed Shams. Paul​ Hindemith (1895-1963) fue un compositor, violista y musicólogo alemán. Es considerado como uno de los compositores más influyentes de la primera mitad del siglo XX; su aportación creadora abarca desde el expresionismo musical hasta el neoclasicismo, y su enorme catálogo comprende todos los géneros musicales. A pesar de los cambios estilísticos en la trayectoria de Hindemith, hay una serie de elementos que se mantienen en todas las etapas: el carácter contrapuntístico de su música, el empleo de melodías cromáticas y modales, el uso de formas musicales antiguas (variación, pasacalle, fuga, sonata barroca, etc), el rechazo del desarrollo temático, las formas cíclicas y otros recursos formales propios del siglo XIX, el empleo del patrón rítmico de carácter regular y constante, una sonoridad vigorosa y una gran destreza artesanal en el uso de los instrumentos, los grupos de cámara y la orquesta.

Paul Hindemith
Paul Hindemith en 1923

Entre los años 1935 y 1943, Paul Hindemith dedicó gran parte de su energía a componer sonatas para una amplia variedad de instrumentos orquestales. El más fructífero de estos años fue 1939, en el que escribió seis sonatas, incluida la Sonata para clarinete y piano, ¡que completó en apenas ocho días! Hindemith fue quizás el principal compositor alemán de su generación, y hoy es reconocido no sólo por su extensa producción compositiva sino también por sus importantes contribuciones como teórico y maestro. De hecho, a través de su cátedra de composición en la Universidad de Yale entre 1945 y 1953, ejerció una influencia duradera en una generación de jóvenes compositores estadounidenses a mediados de siglo. En "El oficio de la composición musical" (1945), Hindemith defiende su compromiso con la armonía tonal y, en particular, la importancia de la tríada mayor, de la que argumentó que era una realidad de la naturaleza de la que un compositor no podía escapar más de lo que un pintor podría hacerlo con los colores primarios.


Hindemith no sólo rechazó prácticas contemporáneas como la atonalidad y el serialismo, sino que también rechazó las complejidades intelectuales y el esoterismo comunes a muchas obras contemporáneas durante la era posterior a Webern. En cambio, promovió el concepto de Gebrauchsmusik: música con un propósito, como la enseñanza, en contraste con "el arte por el arte".

Sonata para clarinete de Paul Hindemith
Comienzo de la Sonata para clarinete de Hindemith

La Sonata para clarinete y piano de Paul HIndemith, aunque no pretende ser una composición didáctica per se, es una obra básica del repertorio de clarinete. Estructurada en cuatro movimientos, está construida (como muchas de las obras de Hindemith) sobre armonías de intervalos de cuarta justa que habitualmente resuelven en tríadas mayores. Esta sonata da lugar a las posibilidades virtuosas y expresivas vocales del clarinete junto a sus diferentes matices y colores. El piano es un compañero igualmente importante, que expresa todos los matices, desde el diálogo hasta el tenso altercado.


El motivo ascendente de tres notas en cuartas del movimiento de apertura (Mässig bewegt) establece el estado de ánimo general de la pieza y demuestra ser un presagio del fuerte desarrollo motívico que impregnará los cuatro movimientos de la sonata. El segundo movimiento (Lebhaft), un scherzo danzante repite el motivo ascendente de tres notas, aunque ahora tercera en lugar de cuarta, que alterna con una figura rítmica punteada recurrente, al estilo de una marcha. El clarinete puede explotar su amplia gama de efectos de color desde el registro grave hasta el agudo. Sin duda, el peso de la sonata reside en su enorme tercer movimiento (Sehr langsam), que ocupa más de un tercio de la obra completa. Aquí, Hindemith combina su característica seriedad alemana con algunas de sus escrituras melódicas más atractivas, elocuentes y persuasivas de toda su producción compositiva, particularmente con respecto a la frase melódica expresiva y melancólica en los últimos ocho compases que lleva el movimiento a un final conmovedor. El inocuo movimiento final (Kleines Rondo) es más bien una decepción después del poderoso Sehr langsam, y parece carecer del grado de sofisticación y artesanía de los otros movimientos dentro de este trabajo por lo demás notable.

193 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page